lunes, 19 de noviembre de 2007

Chávez... ¿Un bien Giffen?

Tómenlo como un ejercicio de “Economía Recreativa”, lo escribo para desconectarme un poco, (solo un poco), y entretenerme en un ejercicio teórico inocente...

En términos generales se puede definir a la teoría económica como un “cúmulo” de herramientas y metodologías que permiten comprender e incluso predecir el comportamiento de determinados factores bajo determinadas circunstancias.

Como cualquier otro sistema de teorías y metodologías la teoría económica contempla algunos casos en los cuales el comportamiento esperado de los factores bajo estudio parece contradecir el fundamento teórico general, incluso en algunos casos hasta parecen contradecir a la lógica.

Un ejemplo de esto son los llamados “bienes Giffen” o “bienes de Giffen”.

Los bienes Giffen tienen, o mejor dicho, generan un comportamiento radicalmente opuesto al esperado según la lógica teórica; es muy difícil identificar con absoluta claridad un bien Giffen aunque en determinados escenarios y bajo determinadas circunstancias es posible ejemplificarlos.

El comportamiento lógico y natural de cualquier consumidor ante un determinado bien demandado es que, al subir el precio del bien las cantidades demandadas sean menores y al bajar dicho precio las cantidades demandadas aumenten; pues bien, el comportamiento del consumidor, en determinadas circunstancias, ante un bien Giffen no es así.

La curva de demanda de un bien Giffen tiene pendiente positiva, es decir, que al aumentar el precio del bien el consumidor, contra toda lógica aparente, aumenta las cantidades demandadas de ese bien...

El ejemplo clásico:

La mejor forma de ejemplificar un bien Giffen es tomando un bien de primera necesidad y definiendo algunos parámetros:

Tomemos como ejemplo la mantequilla y sus sustitutos, un bien con una escala definida por calidad/precio en la que la mantequilla está en el “tope” de la lista y la manteca o grasa de cerdo en el fondo. Una familia de muy escasos recursos no puede permitirse el consumo de mantequilla, tampoco el de margarina... tiene que conformarse con la manteca de cerdo pues su escaso ingreso y limitados recursos no les permiten otra cosa.

Un aumento del precio de la grasa de cerdo, en condiciones “ceteris paribus”, (es decir que lo único que varía en este escenario es el precio de la grasa de cerdo), no hará que esta familia reduzca su consumo de este bien sino por el contrario hará que destinen mayor parte de su escaso ingreso a mantener ese nivel de consumo, tal vez incluso a aumentarlo.

¿Aumentarlo? Si, para poder destinar mayor parte de su limitado y escaso ingreso a mantener su consumo de este bien deben renunciar al consumo de otro u otros bienes, eso les deja un remanente de dinero que, en términos prácticos, no hace mayor diferencia en su condición por lo que pueden destinarlo a aumentar su consumo de grasa de cerdo y muy probablemente lo hagan. Una locura ¿no? pero tristemente cierta y muy real.

Es necesario que se cumplan tres condiciones para poder definir a un bien como un bien Giffen:

1) Los sustitutos de este bien deben ser escasos o como en el ejemplo, por alguna razón, inaccesibles.

2) El bien debe ser un bien inferior, es decir estar en el fondo de la escala comparativa con sus sustitutos.


3) El consumo de este bien debe representar una porción importante del presupuesto del consumidor.

¿Es Chávez un bien Giffen?

Parece que, igual que pasa en el ejemplo con la grasa de cerdo, para algunos si lo es...

Para muchos de sus seguidores Chávez es insustituible, en todo caso, para aquellos que se permiten soñar con sustitutos se cuidan mucho de buscarlos o de intentar acceder a ellos pues están tan controlados y limitados por la represión interna que intentarlo podría resultar fatal y catastrófico para ellos, (es como si la familia del ejemplo utilizara la totalidad de sus escasos y limitados recursos en comprar mantequilla); se cumple la primera condición.

Cualquiera que tenga ojos y oídos SABE que, en una escala que mida la calidad como presidentes de un grupo de mandatarios, Chávez estaría en el fondo de dicha escala, (o muy cerca, que parece que Fidel todavía no se ha muerto), en términos de calidad como primer mandatario Chávez ES inferior en relación a sus posibles sustitutos; se cumple la segunda condición.

Para todos aquellos de cuya cercanía o fidelidad a Chávez depende en gran medida su presupuesto, bien sea por la vía de las becas o de los grandes negociados y maletines; para todos aquellos para los que el “consumo” de Chávez condicione su presupuesto... se cumple también la tercera condición.

En las condiciones actuales de Venezuela Chávez es un bien Giffen, un comportamiento ilógico, una locura, pero tristemente cierta y muy real.

El precio que, lo queramos o no, estamos pagando todos los venezolanos por este bien Giffen es el de nuestras libertades y nuestro futuro... y este precio sigue aumentando día a día, la única forma de salir de esto es rompiendo ese “ceteris paribus” que nos han impuesto... tenemos 13 días para lograrlo... ¿van a arrugar?...


Saludos y procuren sonreir, yo al menos lo intento.


2 comentarios:

Compai panita dijo...

Pana, buenísima la comparación. Está claro que Chavez es un bien de Giffen y que cumple sobradamente todas las condiciones. Todo el apoyo en la lucha contra el mono dictador.
Un abrazo de este panita en la madre patria

FrantiC dijo...

Aunque no tiene que ver con tu post, te comento que estás invitado a participar en un meme que me pasaron al blog ¿Por qué votar NO? 1-2-3.

Un saludo.

Sites of Interest

Sites of Interest