viernes, 21 de diciembre de 2007

Segunda directriz: La Suprema Felicidad Social

La segunda directriz promete, ni más ni menos, que un paraíso socialista pero la explicación de semejante promesa es algo tan complejo y tan amplio que debe ser enfocado desde muchas perspectivas, (de hecho 14, de la “a” hasta la “o”) pues, para que esa “suprema felicidad” sea alcanzada, hay que “trabajar” en muchos ámbitos distintos aunque relacionados.

Antes de seguir adelante quiero dejar anotado que en ningún lado he encontrado, ni cuando ni en que circunstancia, documento, carta o discurso fue que Bolívar se refirió a la “Suprema Felicidad Social” pues en el texto – y en muchos otros discursos del presidente y documentos oficiales- se atribuye a Bolívar la autoría de semejante concepto. Ciertamente he hallado lo de la “mayor suma de felicidad posible” pero esto de la “felicidad social” no...

En cualquier caso, aunque en algún momento Bolívar haya utilizado estas palabras, con toda seguridad no se refería a lo mismo a que se refieren en este Plan de Desarrollo Económico y Social, (PDEyS).

Si bien la primera directriz –que revisamos ayer- era una tesis doctoral en hipocresía, en este caso estamos ante un compendio de perogrulladas y tautologías debidamente retorcidas y martilladas para que encajen en este rompecabezas cuya función más parece la de sustituir a algún psicotrópico sedante que de informar sobre el camino y destino de los “esfuerzos” y dineros de la nación para los próximos 6 años.

Lo primero es definir y delimitar y para cumplir esa regla está el primer enfoque: “La suprema felicidad social es la visión de largo plazo que tiene como punto de partida la construcción de una estructura social incluyente, formando una nueva sociedad de incluidos, un nuevo modelo social, productivo, socialista, humanista, endógeno, donde todos vivamos en similares condiciones rumbo a lo que decía Simón Bolívar: “La Suprema Felicidad Social”.

Así que, atención, estamos hablando de estructura social, mecanismos de inclusión, modelo económico, político e ideológico “a la venezolana”, (endógeno)... esas son las etapas de este “Juego de la Oca” que termina donde empieza... "y sigo porque me toca"...

Las bases de este camino iniciático se asumen sentadas, según el enfoque “b”, en la propia Constitución vigente -cosa que, al menos en lo tocante al tema social, es verdad pues en nuestra Constitución no son pocos los llamados a la inclusión y a la superación de las injustas diferencias- en “las tradiciones de lucha del pueblo venezolano” –sonoro eco del Artículo 350, ¿qué hace aquí?, ¿se les escapó?- y a la “voluntad política del actual gobierno de avanzar hacia la construcción del Socialismo.” Reconocimiento que se agradece pues ya el 2D quedó claramente demostrado que aquí el único interesado en la construcción del Socialismo es el Gobierno, o mejor dicho, el presidente.

En el punto “c” se toca de refilón uno de los puntos álgidos del proyecto de reforma constitucional que fue derrotado: el tema de la propiedad; en este punto se establece que una de las vías para alcanzar la “felicidad social” es modificando las relaciones de producción y se proponen como ideales las relaciones sociales de producción socialistas que están basadas en formas de propiedad social, ¿se acuerdan del Artículo 115 del proyecto de reforma?... por ahí van los tiros.

El siguiente punto, verdad de perogrullo, “descubre” que “la estructura social está conformada por un entramado de relaciones sociales que, (...), ordenadas jerárquicamente, (...), determinan situaciones diferenciadas en la satisfacción de las necesidades sociales y en la distribución de la riqueza y del ingreso

Pero, a continuación y para romper este “perverso esquema” se declara a la estructura social venezolana en proceso de transición pues, gracias a la acción del gobierno, se ha podido “avanzar en la cobertura y la universalización en la satisfacción de necesidades de identidad, alimentación, salud, educación, vivienda y empleo y esto no lo estoy inventando yo, lo están inventando ellos...

En el fondo, hasta aquí, estamos hablando de lo mismo que en la directriz anterior pero enfocado desde la perspectiva de la confrontación de teorías de economía política; para ellos todo problema que pueda ser identificado y definido en Venezuela obedece a la confrontación entre el modelo capitalista y el modelo socialista y esto, a pesar del tono darwiniano con asteriscos positivistas del siguiente punto se empieza a aclarar.

El esquema de selección natural, potenciado por la acción histórica de un Estado al servicio del capital son las que hasta ahora han definido la estructura social en Venezuela y las que han impedido el logro de la suprema felicidad. Lo que se plantea es el radical golpe de timón hacia un sistema social inclusivo que parta de un “sistema de planificación, producción y distribución orientado hacia el Socialismo donde lo relevante es el desarrollo progresivo de la propiedad social...” que permita “...reconocer al trabajo como única actividad que genera valor y, por tanto, que legitima el derecho de propiedad.”

Por algo el Artículo 115 propuesto en el proyecto de reforma solo reconocía la propiedad privada sobre los medios de producción “legítimamente adquiridos”, es decir, adquiridos por el trabajo.

Lo expresado en la parte final de la cita anterior es una de las Tesis centrales de “El Capital” de Karl Marx y es la médula del pensamiento socioeconómico del socialismo pues es la raíz de toda la truculenta trama de la “plusvalía”. De esta concepción del “valor” se deriva un principio de distribución de la riqueza que no dudan en copiar en este documento: “cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo”...

Bajo este frondoso pastizal se esconde un abismo con el fondo erizado de púas que nos presentan “como si tal cosa” en el siguiente punto: “La satisfacción de necesidades sociales está vinculada con el sistema de producción-distribución de bienes y servicios, porque sólo en la medida en que los trabajadores de Venezuela contribuyan con la producción de la riqueza social, según sus capacidades, con el desarrollo de sus potencialidades creadoras, aumentan las probabilidades de satisfacer las necesidades sociales.”

El trabajo individual que debería ser medido en términos individuales será medido en términos sociales y sobre esa base “recompensado” o remunerado. Este punto, más que para escribir otro post da para escribir un libro pues ya no se trata que “el trabajo” se “cosifica” y se diluye en ínfimas porciones distribuidas entre X cantidad de bienes producidos sino que se “socializa” y se diluye en el seno del amorfo e indefinible ser social. En una sola frase, si se llega a esto en este país, denle la razón a Augusto Comte y, por el bien de la humanidad, suicídense...

Lo que parece que a esta gente se le escapa, y digo esto tras leer el siguiente punto, es que librar a la gente al albur de “cada quien según capacidad” pone cuesta arriba el incluir al proceso a los sectores o “grupos sociales de máxima exclusión social” porque lo que está planteado para ellos en este documento es la potenciación de “prácticas democráticas, responsables y autogestionarias por parte de los involucrados” como si de soplar y hacer botellas se tratase.

Pero en el punto “i” asistimos a otra revelación, (en realidad a dos): “El modo de producción capitalista no solo estratifica a los seres humanos en categorías sociales irreconciliables, sino que impone un uso irracional y ecológicamente insostenible de los recursos naturales.”

Categorías sociales irreconciliables” sólo desde la estrecha perspectiva del presidente pues si hay algo histórico y evidente es la “permeabilidad” de los estratos sociales en la sociedad venezolana; la movilidad hacia “arriba” o hacia “abajo” siempre ha estado condicionada por factores como educación, ambición, capacidad, etc. todos factores tanto internos como externos a los individuos y nunca, pero es que nunca, a una conciencia social cerrada y excluyente y la mejor prueba de ello son los mismos “boligarcas” que en apenas 9 años dieron el gran salto de las clases medias y bajas a la más alta de las clases altas, que pasaron de obreros y chóferes, (con el debido respeto porque eso era mi abuelo) a grandes capitalistas y potentados... ¿o lo van a negar?...

Además el capitalismo es tan pero tan malo que hasta fuma, como los muy malos de las películas gringas y consecuencia de su irracionalidad en el consumo de los recursos naturales ha socavado, según el siguiente punto, hasta las condiciones de vida en el planeta y además ha generado – seguimos “avanzando” en los enfoques- una gran desigualdad entre el campo y la ciudad “impulsando la concentración desordenada e insostenible de la mayor parte de población en grandes ciudades y el abandono del campo.”

Sin vergüenza alguna dejan de lado la depredación ambiental de las empresas “socialistas” del bloque soviético, o del comunismo chino o de la dictadura cubana. Sin vergüenza alguna prefieren obviar el hecho histórico y profusamente estudiado y divulgado que la concentración urbana en Venezuela obedece a patrones establecidos por el desarrollo de la industria petrolera y no al capitalismo como modelo económico; pero no está de más la mentira, o falacia si prefieren, porque les permite meter “la cuña” de otro de los puntos que fue rechazado en el referéndum del pasado 2D:

Es necesario equilibrar las relaciones urbano-rurales y crear un nuevo modelo de ciudades socialistas planificadas e integradas de manera sostenible con la naturaleza.”... Las ciudades socialistas...

Los cuatro enfoques restantes parecen tomados del documental de Al Gore, nos hablan de “prestar atención al calentamiento global”, de preservar “la biodiversidad nacional, (que), es una de las diez más altas del mundo”, preservar y aprovechar los “recursos hídricos” y el “alto número de áreas protegidas. Estas representan una gran riqueza y potencial para el desarrollo del país”; ¿las áreas protegidas?... finalmente proponen que “la educación ambiental debe permear todos los estratos sociales y todos los niveles educativos

¡Bravo!, ojalá fuera así y ojalá admitieran que para lograr esas transformaciones necesarias en cuanto a “cultura y protección ambiental” no hay ninguna necesidad de caer por el aparatoso barranco del socialismo, solo basta tomar conciencia y asumir el reto y, claro está, contar con los necesarios recursos y el ineludible compromiso del gobierno y los ciudadanos.

En resumen, esta segunda directriz es otra manera de atacar al “diabólico” capitalismo y mostrarnos al angelical socialismo, es una declaración de intención -aprobada y avalada por la Asamblea Nacional a pesar de la voluntad expresada por el pueblo en las urnas- de retomar el tema de la “producción social” que terminará, si se les permite, comprometiendo a la propiedad privada, al derecho de libre empresa y al derecho a la libertad de trabajo y el tema de las ciudades socialistas, que es el primer paso para desarrollar su plan de redistribución de la población sobre el territorio nacional y para desmembrar la estructura territorial actual.

Estos dos puntos configuran en si mismos sendas directrices, (la cuarta y la quinta), que ya revisaremos con mayor profundidad más adelante pues la próxima directriz, la tercera, es la “Democracia Protagónica Revolucionaria”, según ellos “la expresión genuina y auténtica de la verdadera democracia”...

Saludos.





5 comentarios:

luis dijo...

por mas que me lo jures. No puedo creer que alguien en su sano juicio, tome esto en serio.
¿No sera que leyeron cierto libro de huxley y piensan darnos soma?
de otra manera, no entiendo

Buensancho dijo...

jajaja, ¿quien quita? a lo mejor Evo dió con la fórmula, jajaja...

El problema es que quien cree en esta gente cree en lo que esta gente dice y más rápid si no entienden lo que están diciendo pero suena bonito; igual pasaba con el proyecto de reforma, la cantidad de vueltas y palabras altisonantes en cada Artículo para esconder las barbaridades que no querían que percibieran.

Waiting for Godot dijo...

Estoy de acuerdo con buensancho, si creen en ellos creen en lo que dicen, sobre todo porque no entienden de que hablan.

Besos. Feliz Navidad.

Anónimo dijo...

me parece un absurdo tu blog...si se puede lograr la suprema felicidad social...patria socialismo o muerte...veceremos

RUBEN dijo...

CLARO QUE SE PUEDE LOGRAR LA SUPREMA FELICIDAD SOCIAL, LO QUE PASA ES QUE EL PRESIDENTE ES TAN BUENO QUE PERMITE QUE MUCHOS ADECOS SE SE INFILTREN EN EL PODER,Y DE ESTA MANERA LOS RECURSOS Q EL BAJA NO LLEGAN NUNCA A SU DESTINO, PORQ SE DESVIAN A OTRO LADO, Y CON TODO ESO DICEN Q ES UN DICTADOR, Q IGNORANCIA LA DE MUCHOS.

Sites of Interest

Sites of Interest


Periodismo.com
LOS PRINCIPALES TITULARES DEL DIA