sábado, 7 de julio de 2007

“Ahora todo es más barato”

Acabo de ver una propaganda oficial en televisión cuyo tema central, repetido varias veces en los pocos segundos que dura la cuña, es el título de este post: “Ahora todo es más barato”...

Creo que intentar explicar la falsedad de esta afirmación a los genios financieros o propagandísticos del gobierno es inútil... ellos ya saben que es mentira... La explicación que intento a continuación es para aquellos que sientan la tentación de tragarse esta mentira.

Primero un poquito de historia.

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) es un impuesto de carácter indirecto y territorial bastante común que se aplica en muchos países, en cada país se aplica de acuerdo a unos criterios específicos, en algunos mas liberales que en otros, y a una tasa específica, algunas más altas que otras y por ello no voy a hacer aquí una explicación del impuesto como tal porque asumo que la gran mayoría de los que lean este post saben muy bien de que estamos hablando.

En Venezuela este impuesto apareció por primera vez a finales de los 90, aunque durante unos años se llamó “Impuesto al Consumo Suntuario y a las Ventas al Mayor” (ICSVM); escarbando un poco encontré que la ley que lo imponía y regulaba fue publicada en la Gaceta Oficial de Venezuela número 36.007 del 25 de julio de 1996; durante el segundo mandato del ex Presidente Rafael Caldera (1994 – 1999).

Es bueno recordar que en esos mismos años, además de ver nacer al Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT) y entrar en vigencia el mencionado Impuesto al Consumo Suntuario, se empezaron a aplicar otros impuestos: Impuesto al Débito Bancario, Impuesto a los Activos Empresariales, etc., la época de los impuestos confiscatorios por excelencia...

La tasa original del ICSVM fue de 16.5 % que se mantuvo fija hasta que en la Gaceta Oficial Extraordinaria número 5.341 del 05 de Mayo del 1999 se publicó el Decreto Ley número 126 del recién electo Presidente Chávez que establecía el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que sustituiría al anterior ICSVM y es de destacar que en su Capítulo II, Artículo 27, este Decreto Ley declaraba que la alícuota impositiva estaría fijada entre un límite mínimo del 8% y un límite máximo de 16.5%; este límite máximo fue la alícuota mantenida por mucho tiempo.

Por no hacer este cuento muy largo: para mediados del 2005 la tasa estaba fijada en 15%, a finales de este mismo año se bajó a 14% y se mantuvo en ese nivel hasta el 01 de Marzo del 2007 fecha en que se bajó a 11% para, finalmente, el 01 de Julio pasado se fijó en su valor actual: 9% anunciado junto con la promesa que esta reducción haría bajar la inflación en “al menos 3 puntos porcentuales” y dejaría libre un supuesto excedente en manos de los consumidores de unos cuantos “billones” de Bolívares y esta es ya una mentira pero que puede esconderse de alguna manera usando muchos números y cuentas y argumentos técnicos y económicos... pero ya la aclararemos un poco más adelante

No es el caso de la otra mentira que es más obvia: “Ahora todo es mas barato”... no, no lo es, la verdad es que todo sigue costando lo mismo, simplemente que el gobierno va a meter la mano en nuestros bolsillos con un poquito más de delicadeza.

Pero no más historia.

El IVA es un “plus” que se cobra sobre la base del precio del bien o servicio que estamos pagando y su monto en cada caso específico es el resultado de multiplicar este precio por la alícuota, y lo que ha bajado es la alícuota, no el precio...

Si, es verdad que ahora uno “va a pagar menos” que antes pero eso no significa que los precios sean menores, al contrario, en muchos casos han aumentado comiéndose en el camino el efecto esperado de esta reducción en la tasa del impuesto.

Y es que aquella primera mentira que señalaba antes, la de la supuesta disminución de 3 puntos en la inflación se cae por el peso de la ineficiencia y del despilfarro.

La presión inflacionaria que vivimos en Venezuela tiene, en la descontrolada y mal orientada expansión del gasto público, una de sus razones ser: Por un lado y como consecuencia de ese exagerado gasto público hay un exceso de liquidez en la calle, hay mucho dinero circulando, (en serio, no se rian, aunque no lo hayamos visto ni nos hayamos beneficiado de él está por ahí, en algún lugar).

Por otro lado la producción de bienes y servicios se ha contraído enormemente como consecuencia de las malas políticas económicas y fiscales de este gobierno que han significado el cierre de innumerables empresas y la necesidad de importar una gran variedad de materia prima y productos terminados que, inevitablemente, siguen siendo tan escasos como los recursos para comprarlos y que además deben ser vendidos a precios internacionales saltándose, en muchos casos, el poco efectivo control de precios impuesto hace ya mas de tres años que para lo único que en verdad ha servido ha sido para estrangular aún más el aparato productivo y comercial del país.

Le duela a quien le duela el mercado es implacable, una contracción de esta naturaleza y de esta magnitud en la oferta implica que los consumidores encuentran menos bienes ofrecidos y, los pocos que encuentran, a un mayor precio... entonces, aunque haya “más dinero en la calle”... todo es más caro...

Se supone que por ser el IVA un impuesto que se va acumulando a lo largo de la cadena productiva y de comercialización, van trasladándose los montos intermedios del impuesto a los sucesivos “eslabones” de esta cadena como componente del costo y por lo tanto, lógicamente, si a lo largo de esa cadena se verifica la reducción esta debería reflejarse también en el precio final que se cobra al consumidor pero...

El Banco Central de Venezuela nos dice que el Índice de Precios al Consumidor aumentó al cierre del segundo semestre 1,8% ... Así que... ¿No se comió la inflación la reducción de 2 puntos en el IVA?... ¿Ahora todo es más barato?... Insisto: No, no lo es, la verdad es que todo sigue costando lo mismo, simplemente que el gobierno va a meter la mano en nuestros bolsillos con un poquito más de delicadeza.

Aparte de estar jugando a la mentira descarada, este gobierno está jugando con otra cosa más delicada: Lógicamente, a mediano plazo la gente empezará o debería empezar a percibir una diferencia, podría tener la sensación que el dinero “rinde más”, pero esta diferencia es, ni más ni menos, que el 2% de nuestros consumos que EL GOBIERNO dejó de cobrarnos a través de sus agentes de retención del IVA: Los comerciantes y prestadores de servicios; pero de ninguna manera significa que los precios hayan bajado efectivamente y que la inflación haya sido controlada.

¿Y a que se destinará esa diferencia?, no es descabellado pensar o predecir que esa diferencia la gente la empleará en expandir aún más sus niveles de consumo; se sabe que la inversión en bienes muebles, (carros, línea blanca, línea marrón, etc.), es una forma de protegerse de la inflación pues, en las condiciones actuales, la tasa de rendimiento de los instrumentos financieros de ahorro e inversión al alcance de la mayoría de la gente se quedan rezagados frente a los índices de inflación.

Muchos podrían incluso tener la percepción que esa capacidad de consumo extra les proporciona una base suficientemente sólida como para acceder a niveles aún mayores de consumo o inversión por la vía del crédito...

Un índice de inflación tan fuera de control como el gasto público, un aparato productivo en retroceso, un alto nivel de desempleo, un desestímulo profundo y constante al ahorro, una expansión del consumo en bienes, servicios e instrumentos de inversión, (por los que el gobierno cobrará su 9%)... ¿Echamos números?...

Con lo que están jugando, (igual que con el tema del Bolívar “Fuerte") es con la percepción psicológica que de la realidad económica de nuestro país tenga la gente y eso, además de perverso, es peligroso.





1 comentario:

Martha Colmenares dijo...

¡Ay Buensancho! ¡Qué es lo que no es mentira en este régimen!. Tu reflexión la podría resumir así: Venezuela tenía graves problemas de desigualdad y corrupción, pero el régimen de Chávez, en vez de corregir estos problemas, de hecho los ha aprovechado para establecer una nueva oligarquía "revolucionaria" en donde nada importa excepto el posicionamiento dentro del "proceso", es decir, lo que ha hecho es *sustituír* antiguos privilegios por nuevos privilegios aún más inmorales.

Esto lo escribí para mi publicación de hoy en el medio vasco Minuto Digital, por si te animas a leerlo.
http://www.minutodigital.com/opinion/martha/martha3.htm

Como siempre muy complacida de leer tus temas. Un abrazo, Martha Colmenares

Sites of Interest

Sites of Interest