martes, 10 de julio de 2007

Hoy fue ejecutado...

El día de hoy, según informa el diario español "El Mundo" de Madrid, fue ejecutado en China este señor, el señor Zheng Xiaoyu.

Tal vez no recuerden quién es (era) este señor: Hasta finales de Mayo, este señor fue el director de la Administración Estatal de Alimentos y Medicamentos (SFDA) de China y fue destituido, enjuiciado y condenado a muerte por corrupción.

Tal vez parezca que condenar a muerte a un corrupto sea exagerado pero en este caso, y obviando cualquier objeción moral sobre la pena de muerte, no lo fue.

El acto de corrupción en el que este señor se vió involucrado significó la muerte de muchas personas, en especial en el área de Latinoamérica y el Caribe y las consecuencias reales a largo plazo de su acción aún no ha sido cuantificada y no se puede descartar que en el futuro resurja su nombre relacionado a alguna otra tragedia colectiva por el uso de algún medicamento o producto cosmético... ¿Ya les suena?

Si, Zheng Xiaoyu fue quién tras ser sobornado autorizó el uso y la venta de varios productos químicos cancerígenos y tóxicos para su uso en la fabricación de medicamentos y productos cosméticos y de higiene personal...

El caso que puso en evidencia la gravedad de los hechos fue el de las cremas dentales y el jarabe para la tos fabricados con un espesante químico altamente tóxico y por cuyo uso fallecieron muchas personas en Panamá y otros países del área; pueden leer aqui el artículo que escribí en aquel momento sobre el tema y refrescar los detalles.

Según informa el diario madrileño, los escandalos de corrupción en China no son pocos pero no es común el aplicar semejante sentencia a tan altos cargos de la administración gubernamental. El hecho cierto es que aún no se han revelado que otros productos podrían amenazar la salud de nuestra gente, compradores en un sub-valorado mercado para cuanto producto existe y que no pasa las verificaciones de sistemas sanitarios mas serios que los nuestros.

En mi opinión la sentencia es, tal vez, excesiva pero no por ello menos justa, las decisiones y anuencias corruptas de este señor y sus complices, cuyos nombres aún no han sido reveledos, significaron la muerte de cientos de personas y la tragedia y el dolor para sus familias; a mi criterio no se trata de un burdo "ojo por ojo" se trata de un crimen de lesa humanidad que debe ser castigado con la mayor severidad, tal como deben ser castigados todos los crimenes de lesa humanidad: Con la pena de mayor rigor que contemple la legislación del país donde el crimen se cometa o en su defecto la de mayor rigor que impongan las legislaciones internacionales que regulen la materia.

El señor Xiaoyu tuvo la mala suerte de vivir en un país que contempla la pena capital en sus normativas legales, pero en cierta forma fue afortunado pues en China las ejecuciones son prácticas y expeditas... otro habría sido el caso si hubiese estado al alcance de los familiares de sus victimas.

Con su muerte no se cierra el caso y no "muere" la amenaza, esta sigue latente y no nos queda más remedio que seguir atentos las noticias, leer cuidadosamente las etiquetas de los productos que compramos y sospechar de todos aquellos productos que por muy baratos y "populares" que sean provengan de fabricantes desconocidos... pedir una activa función de revisión y control a nuestras autoridades sanitarias puede que sea inutil pero no podemos dejar de hacerlo, es por nuestro bien.


1 comentario:

Martha Colmenares dijo...

Dígame aquí, con esas marcas raras de Mercal. Me encantó la música. Un abrazo, Martha Colmenares

Sites of Interest

Sites of Interest