lunes, 4 de junio de 2007

Veneno

Me aparto un poco del tema que me tiene ocupado desde hace días porque ya las noticias son abundantes, el material es de amplia distribución y el asunto es grave.

Cuidado con los productos farmacéuticos y cosméticos fabricados en China y cuidado con los fabricados en otros países pero en los que se hayan utilizado componentes procesados en China.

Esto es un llamado de atención muy serio pues según las últimas informaciones algo tan aparentemente inicuo como una crema dental puede causar la muerte en unas pocas semanas.

Los mercados de Panamá, Nicaragua, Honduras, Costa Rica y República Dominicana parecen ser los principales destinos en América Latina de productos elaborados con componentes químicos de alta peligrosidad para el ser humano; también algunos han llegado a Estados Unidos y tal vez a otros países de la región en los bolsos y maletas de viajeros provenientes de estos países.

En este momento la atención está puesta en las pastas dentales de las marcas: Exel, Mr. Cool, Genial y Dentamint, que son marcas económicas y tienen una alta rotación pero tienen entre sus componentes un espesante químico (Dietilenglycol) que es mortal para el ser humano.

Las autoridades sanitarias de Nicaragua están en plena campaña de incautación de estos productos que llegaron a su territorio importados desde Panamá; Jesús Marín Ruiz, Director de Toxicología del Ministerio de Salud de Nicaragua, explicó que la intoxicación con esa pasta es crónica, “pueden pasar de cinco a diez semanas para que aparezcan las manifestaciones”, “Provoca insuficiencia renal y hepática, y destruye el sistema nerviosos periférico, el paciente entra en coma y muere”.

Aunque pueda parecer alarmista y exagerado el hecho cierto es que en Panamá, y por causa de este químico utilizado indebidamente en la industria farmacéutica y cosmética, ya se han reportado al menos 102 muertes y se investigan las causas del fallecimiento de otras 369 personas que posiblemente tuvieron contacto con este tóxico pero en este caso no por la vía de un dentífrico sino por el uso de un jarabe expectorante que la Caja del Seguro Social distribuyó gratuitamente entre los afiliados al sistema de salud pública.

Si, obviamente hay una gravísima falla en la responsabilidad y seguridad que se espera de un sistema de salud pública que distribuye amplia y gratuitamente un medicamento potencialmente mortal, así como la hay en las autoridades aduanales y sanitarias de los países que reciben importaciones de productos de esta índole sin investigación previa de sus contenidos y componentes, pero eso los respectivos sistemas judiciales de estos países tendrán que determinarlo y castigarlo.

Honestamente y aunque suene reaccionario espero que estas personas irresponsables sean castigadas con la misma dureza con que el gobierno chino (país de origen de estos dentífricos y de muchos otros productos peligrosos) castigó al ex director de la Administración Estatal de Alimentos y Medicinas (SFDA) de China, Zheng Xiaoyu, a quien condenó a muerte el martes por autorizar bajo soborno de empresas farmacéuticas la fabricación y distribución de DECENAS de productos y fármacos en los que son utilizados ingredientes mortalmente tóxicos o, como mínimo, altamente peligrosos.

Esto es lo verdaderamente grave, no sólo que podamos estar comprando y utilizando productos comerciales de procedencia dudosa y que compramos por ser económicos (y ojo que la excusa de las autoridades nicaragüenses al referir que estos productos entraron al país de contrabando además de falsa es pueril) si no que además estos componentes se venden a las industrias farmacéuticas y cosméticas de nuestros países y son utilizadas sin que nadie diga o haga nada hasta que empiezan a acumularse los muertos.

Estoy seguro que esta noticia va a seguir desarrollándose (por un trágico camino) y que serán muchos más los casos de productos farmacéuticos y cosméticos que saltarán a las primeras páginas por los graves daños que provocan pues si acaso el ex director de la Administración Estatal de Alimentos y Medicinas (SFDA) de China, Zheng Xiaoyu indicó a las autoridades judiciales que le condenaron la lista de laboratorios o de productos que se estarían fabricando indebidamente en China estas autoridades no han revelado esa información por lo que no sabemos cuales podrían ser los productos que debemos evitar y no sabemos cuales laboratorios e industrias de nuestra región han comprado y utilizan esos componentes indebidamente autorizados por una autoridad sanitaria corrupta.

En todo caso lo que podemos hacer es evitar a toda costa los productos farmacéuticos y cosméticos provenientes de China, acostumbrarnos de una vez por todas a leer las etiquetas de los productos que compramos y utilizamos con culposa inocencia y exigir a nuestros gobiernos que pongan la lupa en las industrias locales para averiguar si alguna está utilizando componentes comprados en ese país asiático y determinar responsablemente si es en verdad lícito y seguro su uso pues no se trata de un guerra de marketing, se trata de nuestras vidas.

Sites of Interest

Sites of Interest