lunes, 27 de agosto de 2007

Que bueno y que lástima.

Que bueno que lo verdaderamente bueno que ocurre en nuestro país se destaque en el exterior y que lástima que inevitablemente deba ser matizado o contrastado con lo malo.

Desde hace muchos años el Maestro José Antonio Abreu lleva adelante el proyecto de las orquestas nacionales juveniles por el que se ha hecho acreedor de muchos premios y reconocimientos tanto dentro como fuera de Venezuela, han pasado varios gobiernos y el gran proyecto sigue adelante ayudado, seguramente, por muchos otros comprometidos con la proyección cultural académica en Venezuela.

Lo reseña “
The Economist”, les dejo la traducción de algunos fragmentos del articulo que publicaron el día 23 de agosto y que titularon “Tuned up” (Afinados).

Un esquema pionero de Orquestas juveniles atrae la atención.

La vista que jóvenes músicos clásicos tendrán sobre las calles de la capital de Venezuela desde las ventanas de su reluciente nueva academia de 27 millones de Dólares es un panorama urbano atascado por el tráfico y salpicado por el crimen, el abuso de drogas y la prostitución. Es difícil imaginar un mayor contraste con la asordinada y computarizada acústica de la academia, con una sala de conciertos con 1.100 asientos y 90 salones de clase.

Pero este no es un conservatorio para las Élites. Tampoco es un producto del “socialismo del siglo 21” del controversial presidente venezolano, Hugo Chávez. Es el nuevo hogar de lo que los venezolanos llaman simplemente “El sistema”- una red de orquestas juveniles que han nutrido el prodigioso talento de Gustavo Dudamel.”

Aquí hacen un referencia al indiscutible talento y a la carrera de Dudamel y más adelante reseñan al creador e impulsor del Sistema, José Antonio Abreu, mencionando los premios que por la iniciativa y el trabajo continuado por mas de 30 años en pro del sistema nacional de orquestas juveniles le han merecido y terminan el articulo con la información que este sistema ha sido copiado con mucho éxito recientemente en unos cuantos países y con una afirmación que no puede ser más cierta: “Esta es una de las pocas cosas de la que todos los venezolanos se sienten orgullosos

Y es una verdad, para mi, muy cercana, durante muchos años trabajé en el medio cultural venezolano, conozco al Maestro Abreu, trabajé mucho tiempo con una de sus más cercanas colaboradoras y tengo familia y grandes amigos que han desarrollado su carrera como músicos dentro del sistema.

Pero, que bueno que lo verdaderamente bueno que ocurre en nuestro país se destaque en el exterior y que lástima que inevitablemente deba ser matizado o contrastado con lo malo.

Saludos.



Sites of Interest

Sites of Interest