lunes, 3 de septiembre de 2007

Pa’ fuera!, la salida es por allá...

Definitivamente, desde hace años, el “lema” de la Guardia Nacional dejo de ser el original “El Honor es su Divisa” y por su postura de sumisión absoluta pasó a ser “El Honor NO se divisa”.

Sirvieron gustosos, (salvo contadísimas excepciones que desgranan sus miserias en algún calabozo, o en la vergüenza de una baja forzada y deshonrosa), como “guardianes de la revolución”, sirvieron de represores de la sociedad civil y de lacayos mal encarados del régimen, y sirvieron a “conciencia”, se aplicaron, se entusiasmaron, se excedieron... pero igual se van...

“Así paga la Revolución a quien le sirve” creo que es el título de un libro relativamente reciente que les calza a la perfección; de los cuerpos represivos del Estado Venezolano, “la Guardia” fue el más utilizado, el más expuesto a la inquina y a la rabia de los que tenían que enfrentarse a su violencia y a sus abusos y los más desprestigiados por denuncias de corrupción también, ser resguardos de fronteras y aduanas fue una tentación enorme y la impunidad interesada con que los arropó el régimen fue una patente de corso pero... no hay cena gratis...

Hicieron el papel que se les asigno dentro del esquema del gobierno; como cuerpo, están sentenciados en la cabeza de Chávez desde el 92 y fueron sibilinamente usados como “cabeza de turco” para que a nadie en Venezuela le doliera su desaparición y ellos se prestaron más que gustosos a ponerse la soga al cuello.

Y efectivamente, creo que a nadie le duele, tuvieron mil y una oportunidades para pararse sobre sus talones y declararse defensores de la Constitución, las leyes y el pueblo, tal como manda el “Honor” y su juramento, pero prefirieron seguir jugando a ser los uniformados matones de Chávez.

En el proyecto de golpe de estado constitucional está escrita su sentencia de muerte oficial como cuerpo, y siendo como fue, la más anunciada, ahora es que lo resienten, ahora es que se enteran que la cosa iba en serio, ahora es que protestan y si, claro, mientras tengan un mínimo de poder de fuego con que aderezar su resistencia a la desaparición se podrá dar largas a la definitiva eliminación, seguramente ahora, después de sus “protestas” cuartelarias (y solitarias) y de la aparente “rectificación” de Chávez se creen que tienen un futuro casi asegurado, que están “a esto” de salvar el escollo... pero quien no conozca a Chávez que lo compre, y de ñapa que se lleve a la Guardia también...

¿Estarán ahora arrepentidos de los perdigonazos a quemarropa que repartían entusiasmados entre los manifestantes?, ¿les pesarán ahora los empujones y planazos que repartieron sin pararse a ver si eran viejitas o niños los que los recibían?, ¿quisieran borrar de la memoria colectiva el salvaje ataque a los semerucos?... por una vez coincido con Chávez... ¡Pa’ fuera!...

Si la Guardia Nacional hubiese interiorizado y vivido su lema, si hubiese antepuesto el “Honor” a “las divisas”, hoy tendría a su lado a toda la sociedad civil, apoyándolos y defendiéndolos; y no a una indiferente multitud a la que apenas le interesa el destino de los que les dispararon, golpearon, empujaron, hirieron e insultaron... chao, la salida es por allá...




2 comentarios:

fernando dijo...

Guardia Nazional....

Buensancho dijo...

Si quieren ayuda que ayuden pero ya saben, con nosotros tampoco hay cena gratis...

Sites of Interest

Sites of Interest